sábado, 13 de agosto de 2011

Aquí, una indignada. Opinión de Antonia Bocero




Aquí, una indignada




Todos aseguran que el PP tiene las elecciones ganadas, y que el PSOE las perderá, pero los mercados ni se inmutan, sino que ahí siguen, sangrándonos más y más. Y mientras tanto el ciudadano anda más perdido que nunca. ¿A quién votamos? A corto plazo, los indignados no parece que puedan formar ningún partido, y los que hay nos han sumergido en un estado de incredulidad importante. Y a otros niveles: quién inventó esas hipotecas, esas de tan larga duración en el tiempo, que terminarían pagándolas los hijos o los nietos. O esas otras en las que los padres, casi ancianos, con su casita de toda la vida, avalaron a sus hijos, y ahora vemos como son expulsados de sus casas, sin contemplaciones y sin tener adónde ir, ni hijos y padres.


Entre esto y aquello, hemos hecho una sociedad absurda, en la que el que trabaja, lo hace tantas horas que no le queda tiempo ni para pensar;  algo así les debe suceder a los políticos, porque su grado de incompetencia ha llegado al máximo. Estamos viendo como los que tienen la sartén por el mango, van a lograr, gracias a los gobernantes, poner fin a lo que en el primer mundo llamamos estado del bienestar. Y sería terrible que lo lograsen. Pero viendo los caminos resecos de Somalia, los caminos del hambre, los caminos que no llevan a otra parte que no sea a la muerte, la muerte de niños inocentes; niños que agonizan unos juntos a otros, hermanos junto a hermanos…; viendo todo eso, nuestro estado del bienestar, hoy, mañana y al otro, por desgracia, no me importa nada.  

Todos: la derecha, la izquierda; los de la bolsa (la bolsa o la vida, por cierto); los mandatarios del norte, del sur, del este o el oeste, no están legitimados para gobernar el mundo. No, no lo están, viendo a estos niños que agonizan en completa soledad sin otros ojos que los miren que los de una cámara que se topa con ellos. Los políticos no han previsto nada; no han previsto la hambruna que azota a Somalia. No puede ser, no debe ser, que unos puedan comer cuanto quieran al día, y otros nunca, y mueran al poco de nacer. Por favor, más humanidad entre todos, y más competencia para que haya más justicia. Es una vergüenza que en esta sociedad de la abundancia mueran millones de niños de hambre por los caminos, y todos somos culpables.

 
Antonia Bocero nace en Córdoba. Es escritora y ejerce la Crítica de arte en La Voz de Almería. Sus dos últimos libros llevan por título “Creación y Trayectoria del grupo Indaliano” -un estudio sobre este grupo de pintores creado por Jesús de Perceval en los años 40-, y el poemario “Ángel de Guerra”, publicado por Ediciones Vitruvio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada